Ricardo Fernández del Moral, el genio que salió de una lámpara

2

 3,980 visitas,  19 visitas hoy

Su vida experimentó un importante cambio cuando en el año 2012,se llevó los premios del Festival Internacional del Cante de las Minas,consiguiendo la prestigiosa, «Lámpara Minera», máximo galardón en el mundo del flamenco.Cinco  años después, Ricardo nos expresa sus experiencias tras haber recorrido ciudades, regiones y paises de gran parte del mundo.Su voz y su guitarra son compañeros inseparables en el escenario y, en ocasiones, un cuadro artístico acorde con su espectáculo.

-Ricardo, ¿sigues siendo tú?
Creo que si y además me gustaría seguir siendo yo siempre.
-¿Eres consciente de hasta dónde has llegado?
Con el paso del tiempo, cada vez más.
-La luz de tu lámpara minera,¿te sigue alumbrando?
Y espero que no se me acabe nunca.Gracias a esa luz ,se me están abriendo e iluminando muchos caminos.Es muy fuerte el resplandor de esa luz.
-Supongo te relacionarás con artistas famosos…
Hombre,sí,en actuaciones en común compartimos escenario y cartel: José Mercé,El Cabrero,muchos…

-¿Te consideras referente?
Si acaso,me tendrían que considerar los demás.Dejemos pasar el tiempo,que nos colocará a cada uno donde nos corresponda.
-Cuando te escuchas, ¿qué sientes?
No me gusta escucharme.Busco el fallo,mi propio fallo, me rectifico mucho,soy muy autocrítico.
-¿Cómo te tomas los halagos y las críticas?
Procuro quedarme con el término medio,pero siempre con los pies en el suelo.
-Ya llevas recorrido por España y el resto del mundo…
La verdad es que sí.En nuestro país he visitado casi todas las comunidades: Castilla La Mancha, Andalucía, Extremadura,Valencia,Murcia,Madrid,Castilla León,Cataluña…;en Europa Suiza,Bélgica,Alemania y Luxemburgo, donde actué en la embajada de España,y en Asia hemos viajado hasta Japón.
-Hasta ahora, ¿cuales han sido las actuaciones más importantes?
Sin duda, la del Teatro Real de Madrid, que fue el no va más.También resultó inolvidable la actuación en el Teatro Metropolitano de Tokio y, por supuesto, el festival de la Unión.
-¿Y el mejor recuerdo de ellas?
La Lámpara Minera, sin duda.Durante mucho tiempo,creí que todo había sido un sueño…
-En Japón ¿Sentías lo mismo que en España por parte del público?
Era diferente.Allí sientes el gran respeto que se profesa al artista.Noté mucho calor hacia mí en el Teatro Metropolitano de Tokio,abarrotado por más de tres mil personas,el más grande en el que he actuado.La cultura de aquel país es distinta por completo a la nuestra.
-¿Y la cultura flamenca en Japón?
Nos resultó sorprendente comprobar el nivel de guitarristas y bailaores, no tanto en cantaores.Para ellos el flamenco es un vehículo de comunicación y expresión artística y lo han asimilado como algo propio, con mucha fuerza.En el Festival de la Unión de este pasado 2016, una bailaora japonesa llegó a la semifinal,con eso lo digo todo.
-Por el Festival Internacional del Cante de las Minas, por esa «catedral del cante jondo», han desfilado figuras de la talla de Enrique y Estrella Morente, Paco de Lucía, Juanito Valderrama, José Mercé o el gran Camarón…,¿Se te eriza el vello ante esta reflexión?
…Y Miguel Póveda, Mayte Martín,o Rocío Márquez o Miguel de Tena,máximas figuras en la actualidad. Póveda es el número uno del flamenco.Pensar que yo he estado allí, actuando en el mismo escenario, ¡eso sí que da vértigo!.
-«Cantaor» y «tocaor», ¿con cuál te quedas?
En mi caso con las dos,porque una me ha llevado a la otra.Me quedo con las dos.
-Soleá,malagueña,taranta y toná, fuiste premiado por todos estos palos del flamenco.¿Con cuál te encuentras más cómodo?
Con la soleá,el palo matriz sobre el que se asienta el flamenco.Con la soleá,me siento cómodo, me » rebusco»…,siempre empiezo con una soleá,no tengo dudas.
-De la «otra música»,¿qué es lo que más te gusta?
Me gusta todo lo que es bueno,lírica,zarzuela,rock, baladas…lo escucho normalmente y además versiono desde una ranchera hasta una habanera de Carlos Cano,pasando por temas de Rocío Jurado o Julio Iglesias.
-La gente de Daimiel,¿cómo te ve,cómo te trata?
Me siento tratado de puta madre por mis paisanos, me siento super querido,me paran por las calles, me  preguntan…el no va más.
-¿Te sigue gente de Daimiel en tus actuaciones?
Sí,sí,sí…,recientemente en Barcelona dediqué un tema a dos conocidos daimieleños presentes entre el público, vamos, que fueron a verme, eran Joaquín el «Tizna»y Chuchi el «Churrero», por poner un ejemplo.
-¿Influyes en los jóvenes en pro del flamenco?
Mi presencia hace que algunos jóvenes se sientan atraidos,puede ser un primer paso para que se interesen en el flamenco; también influyen que me vean por la tele,en la prensa,todo influye.
-¿El flamenco gusta más a partir de una determinada edad?
Creo que sí.Con más años captas el sentimiento de otra manera,te emocionas más, lo sientes de verdad,te entra y te queda,el arte se entiende de otra forma y, ya digo, con más edad das más valor al arte y el flamenco es arte puro.
-¿Tus próximos proyectos?
Estoy de lleno en mi segundo disco,para tenerlo finalizado en 2017; el espectáculo del Quijote vamos a continuarlo porque ha funcionado muy bien,con gran aceptación.Y a la vista,tenemos muchas perspectivas,deseando y esperando que este año sea como el anterior, en el que hicimos más de sesenta conciertos.En fin,que seguimos al pie del cañón.
Ricardo nos ha respondido con mucho «tiento»,con un buen «tono» y con muchas «alegrías»,se le ve «rumboso»,vamos,que se nota que se maneja bien en las «cuerdas»,que sus proyectos no se van a ir al «traste».
Como siempre, nuestro entrevistado ha estado sencillo,natural cercano y campechano.En el pueblo se le considera,se le admira y se le quiere…Ricardo Fernández del Moral, el genio que salió de una lámpara.
 

 

Compartir.

Sobre el autor

2 comentarios

Déjanos un comentario, no hay que registrarse