MIS AMIGOS Y EL VERANO

1

 476 visitas,  8 visitas hoy

Juanjo Rogo

En las calles desiertas de Daimiel,

en verano,

crecíamos contentos, chiquillos lozanos,

sudorosos, sedientos, alborozados,

entre mil carreras al fútbol jugamos.

Bajo un sol intenso que bien aguantamos,

juegos de escondidas, «Los encañonados»,

solos en esquinas, con celo observando;

jugar con amigos,

«Las bolas», «Los santos»…

después chocolate, con pan engañando.

Las tardes muy largas, la vida pasando,

«La Plaza», «El Parterre», todos paseando;

hasta «La Manola» retoza en verano.

Tesoros, historias, cuentos olvidados,

transcurrían los días del ayer soñado

sin saber que el tiempo marchaba volando.

Recuerdos que afloran de un pueblo lejano

que hoy día parecen añejos y vagos,

que a pesar de todo, de ahora estar callados,

retornan gozosos, alegres y ufanos;

solo la tristeza de amigos faltando,

quiebran la alegría, rompen el encanto.

Vuelve la nostalgia de aquel mundo mágico

donde se quedaron aquellos veranos.

Compartir.

Sobre el autor

1 comentario

  1. Cuando el astro rey en verano estaba en su máximo apogeo, las siestas eran de cumplimiento riguroso, pese a gozar de esa dulce placidez, mi hermana y yo – oído avizor- esperábamos atentas a la voz del hombre del carrito de los helados anunciando su mercancía , y entonces, nuestra madre , siempre solícita nos traía dos ricos cortes de vainilla.
    Eran momentos felices , paraíso perdidos de la infancia al que siempre retorno cuando a veces la vida me niega ese rico corte de vainilla.

    Recuerdos de una daimieleña nostálgica.

Déjanos un comentario, no hay que registrarse