EL “ANTIEJEMPLO” DEL APROVECHAMIENTO DEL AGUA

0

 334 visitas,  1 visitas hoy

Por Miguel R. Torres

El día 22 de julio, a las 7:20 h. de la mañana, pasaba por el camino de Las Cruces y me encontré que parecía que habían soltado una de las antiguas acequias, pues corría por el borde del camino una reguera de agua muy sustancial, clara, viva y limpia; que casi daban ganas de agacharse a beber (en otras épocas lo hubiese hecho cualquier paseante).

¿De dónde venía tan apreciada reguera? Pues de ahí arriba, de la loma, de lo más alto. –claro, de dónde si no iba a venir-: de la loma más alta. Efectivamente venía de una viña que estaban regando, que el aspersor último, al lado del camino, derramaba agua a mansalva. Tanta que a lo largo de toda la noche, había hecho una lagunita, en la misma viña, y se rebosaba hacia el camino. Después por gravedad, seguía camino abajo, entre el asfalto y la cuneta, más de 200 m, hasta llegar a la parte más baja del camino en la que volvía a formar otra pequeña charca.

Si eran las siete de la mañana y se veía todo el espacio de aspersores hinchados de agua, fácil es deducir que estaban toda la noche funcionando, sacando agua y vertiéndola al camino. UNA CONDUCTA REALMENTE IRRESPONSABLE.

IRRESPONSABLE porque aunque el agua sea sacada con su motor y su gasóleo, no procede en los tiempos que estamos que se desperdicie así el apreciado líquido. Además de que se están cometiendo otros imperfectos, como es el de llenar el camino de agua, origen de los consiguientes baches y posterior deterioro del asfalto; DESPILFARRAR un bien que no es suyo, sino de la Naturaleza.

“No tenemos solución, ni conciencia”. Mientras no nos traten de otra manera, la responsabilidad personal queda supeditada a “conmigo no va esto”. Principalmente por el dueño de esta viña y por algunos otros (aunque no todos) que no parecen concienciarse de que si seguimos así, nos quedamos sin el bien más valioso de la Naturaleza, de la vida. Aquí les muestro unas fotos en las que atestiguan todo lo mencionado. (Ah, la siguiente postura de aspersores no revertieron para el camino, aunque las cepas, sí se hartan de agua; hasta quedar sobrada).

Cuando el acuífero va a marcha desenfrenada hacia abajo, en el mes de junio 21 ha bajado 1,20 m. y estamos 5 m más bajo que hace cinco años; ver esta praxis nos produce bastante indignación. Porque aunque para el irresponsable agricultor, el producto sea imprescindible para vivir, para su economía; no es aceptable que esté ocasionando un deterioro al camino, que no es suyo, ni sobreexplotando el acuífero que tampoco es de su propiedad. Lo lamento tener que recordárselo. Aquí están las fotos.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse