LA ILÓGICA DEL FÚTBOL (0-1)

0

 588 visitas,  1 visitas hoy

Uno del pueblo.
Será tópico o frase hecha, pero es cierto que “el fútbol es así”, sin lógica ni sapiencia exacta que marque un camino infalible hacia el triunfo. Corría el minuto 93 de partido y en contraataque aislado y sin aparente peligro, la pelota quiso entrar en el marco del Daimiel RFC tras rebote caprichoso en la defensa local. Qué cara de tontos se nos quedó después del generoso esfuerzo realizado por los chicos del Daimiel a lo largo del partido, en especial de la segunda mitad.

Hubo fases de buen fútbol, elaborado desde atrás con transiciones trabajadas, desde un buen concepto de fútbol asociado con momentos, incluso, de brillantez. Buen partido del Daimiel RCF, con injusto resultado que nos sumió en melancólico ánimo, propio del otoño y de la tardecita, de agua, granizo frío y viento, que no empañó los buenos momentos de fútbol del equipo local. Ocasiones claras que no fructificaron y sin el gol no es posible alcanzar el triunfo. Qué pena.
Hubo sorpresa en la alineación inicial de los blancos, incorporando Rimun como centro-campista a Moraga que anduvo sobrado creando ocasiones, llegando incluso hasta la línea de fondo y centrando sin encontrar remate afortunado. Con el respaldo de Jesús González y Jaime –que clase la de este futbolista-, había calidad en el centrocampo daimieleño, hasta sin querer; los tres tenores blancos brillaban en la desapacible tarde, con varias jugadas bien trenzadas que culminaban defensas,-Carreño-, o delanteros –Samu-. La defensa,  compacta, con Yuri, Almansa, Marcos, Susmozas y Carreño daba pie para contragolpes de gran concepción pero sin remate final; ellos también jugaban, con un exótico equipo de manchegos y coreanos respaldados en la portería por un acertado Javi, que desbarató todas las ocasiones del Daimiel. Descubrimos el desparpajo de Samu en jugadas individuales con el balón cosido al pie, aunque sin fortuna, esto es fútbol, a veces entra, a veces no. Roberto, nuestro meta, pasó desapercibido y sin embargo encajó el único gol. El fútbol no tiene lógica.
El Daimiel RCF fue el sábado un equipo bien “plantao”, cada vez más cuajado y con buena pinta. Bien por su entrenador. Falta el gol que refrende la solidez del equipo en las restantes líneas. Pero claro, el gol es lo más caro de conseguir.

Buen partido del Daimiel RCF, sobre todo en la segunda mitad, con derrota injusta en el descuento, que no justifica lo acontecido en el verde. Pero esto es lo que hay, la ilógica del fútbol aparece cuando menos se espera y te amarga la tarde.
Ánimo y  a continuar peleando por los colores del Daimiel RCF. Hay potencial, moral y, a ratos, hasta buen fútbol.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse