CLARA VICTORIA BLANCA (2-0)

0

 329 visitas,  2 visitas hoy

Uno del Pueblo

El Daimiel Racing dio buena imagen en un primer tiempo controlado y dominado, con ráfagas de buen fútbol, frente a un Atlético Consuegra que no demostró  en El Carmen su buena clasificación.

Al minuto seis ya botaba el equipo de Anastasio su segundo córner, con remate contundente del central Carlos García incorporado al ataque que terminó en la red del equipo consaburense. Respondió el equipo toledano con cabezazo rozando el larguero del mejor futbolista visitante, el moreno Gide, esto a los diez minutos. Y en este ir y venir el delantero blanco Ramón definió en preciosa vaselina que terminó con el balón de nuevo en la red, esto en el minuto doce.

Momentos de  lucha por ambas partes y progresiva superioridad del Daimiel Racing, desde la batuta de Jaime, la brega de Nico, la clase de Famara y el liderazgo de Carlos García, ratos de buen fútbol y encomiable disposición de los locales. Ramón dispuso de remate con marchamo de gol que desbarató el portero de Consuegra. Papa era un constante incordio mientras Sule, Mauricio, Aranda, Yuri y el joven Oscar, portero fiable que aprende deprisa y bien, transmitían confianza a la grada. El Atlético Consuegra, anulado en esta primera parte a su paso por Daimiel.

Se reanuda la contienda y Leo la tuvo clara, solo ante Oscar, con remate que se marchó por arriba. Contragolpe del Daimiel Racing culminado por Papa con otro remate alto. Y a renglón seguido, roja directa para Aranda al cometer falta siendo el último defensor. El colegiado lo debió de ver claro y nosotros desde nuestra posición, no tanto. Esto, en el cincuenta.

Y a partir de la expulsión, el partido se convirtió en una defensa ordenada del equipo local frente a las oleadas toscas de los visitantes, destacando el meta daimieleño Oscar en los balones por alto, con jerarquía y poderío. Carlos García defendía y sus compañeros ayudaban con uñas y dientes, elaborando incluso algún contraataque con peligro en carreras avispadas de Papa y Ramón. El buen fútbol de la primera parte se diluyó, defendiendo los locales con uno menos pero sin perder el orden.

Buenas sensaciones del Daimiel Racing, con buena primera parte y gran esfuerzo de todos  en la segunda. Hay que engordar el casillero, que aún puede ser posible el sueño. A partir de hoy, de tres en tres. Este equipo da para aspirar a cotas muy superiores por plantel e historia, pero con regularidad en resultados, en casa y a domicilio.

¡VAMOS DAIMIEL!

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse